Calcule su “peso ideal”

Aunque el IMC sea la fórmula más conocida, existen varios otros métodos de cálculo basados en criterios múltiples tales como la edad, la talla, el peso, la circunferencia de la muñeca, la morfología y el sexo.

Encontrará aquí abajo el método de Monnerot-Dumaine, que tiene la ventaja de tomar en cuenta el grosor de sus huesos, midiendo la muñeca. Le es dada a título informativo para permitirle:

  • situarse en una media o tener una idea del peso que le conviene para su salud.
  • situarse en una norma que no toma en cuenta los casos particulares o algunos criterios físicos que pueden ser importantes según los casos (densidad ósea y muscular, origen étnica, retención de agua, silueta).
  • darle una idea del abanico en el cual se encuentra o del peso medio que le convendría.

Recuerde aun así que debe indagar en su historia, su herencia, su edad, y otros factores para definir su peso ideal personal.

Es decir el peso con el cual se sentirá bien y podrá conservar.

Es buscando lo que hay de único en su persona que se sentirá bien y que podrá definir un programa personalizado, eficaz y que seguirá disfrutando.

En todos los casos, no tome todo los resultados de esos cálculos demasiado en serio.

Una vez más, sólo su médico está habilitado para darle un peso de referencia tomando en cuenta un gran número de factores.

Fórmula de Monnerot-Dumaine

T  = su talla en cm     C = circunferencia de su muñeca en cm

Peso ideal en kg = [(T-100) + (4 x C)]/2 

Ejemplo para una persona que mide 1,75 y que tiene una circunferencia de muñeca de 18cm:

Peso ideal en kg =[(175 – 100) + (4 x 18)] / 2 = 73,5 kg

¿Cuándo empezar?

El simple hecho que esté leyendo estas líneas muestra su determinación en acabar con sus problemas de peso.

Ha dado el primer paso y es, a menudo, el más difícil.

Tal vez busque usted el mejor momento posible para empezar a aplicar esta nueva higiene de vida.

Algunas personas dejan para “más tarde” varias veces, con el pretexto de una u otra excusa para evitar empezar de una vez.

Si atraviesa una periodo de vida con fatiga extrema o enorme crisis (familiar, profesional), un cambio radical de sus hábitos alimenticios no será lo bienvenido de inmediato.

De lo contrario, haga un esfuerzo de honestidad con usted y reconozca que todos estos motivos no son más que excusas inventadas por su cerebro, que teme el cambio.

Esperar el “momento ideal” es una muy mala idea, porque no llega jamás.

Compartir este artículo:

Whatsaspp. Comparte nuestros artículos.

Buscador de dieta perfecta

Un camino adaptado a tu problema

Coaching personalizado que se adapta a tu comportamiento alimentario.

Un entrenador de comportamiento alimentario a su servicio

Tu entrenador te apoya y te ayuda a alcanzar tu objetivo sin una dieta.

Una comunidad para compartir

Una comunidad viva formada por miembros activos con los que intercambiar

¿Quieres hacer alguna consulta?

Estamos para ayudarte y aconsejarte en todo momento.
Llámanos 962 42 43 44

 © Copyright 2019    1-2-3 Adelgaza